Portada » Barrios del Sur, Blogs, Última Hora, Yauco

Historia de nuestros barrios

Domingo,21 febrero 2010 3 comentarios

elsuralavista.com
Blog Historia de Nuestros Barrios
Por Rafael Torrech San Inocencio
torrech.rafael@gmail.com

Barina, Yauco

Demografía

El Barrio Barina está ubicado en al sur del centro urbano de Yauco y es el único barrio costero de este municipio.  Su forma triangular, como pirámide invertida, crea una cuña de acceso al mar entre Yauco y sus municipios colindantes de Guánica y Guayanilla.

El Barrio Barina, con 8.6 millas², es el de mayor extensión entre los 21 barrios de Yauco, el sexto municipio con más barrios en Puerto Rico.  Barina ocupa el 13 por ciento del territorio de Yauco y la mayor parte de su tierra llana.  Este es un barrio de muchos contrastes.  Mientras que su litoral norte está siendo gradualmente absorbido por el centro  urbano de Yauco, gran parte de su territorio, al sur, es parte del área protegida del Bosque Estatal de Guánica.

Por tanto, casi toda su población se concentra al norte del barrio y de la carretera estatal número 2.  Sus 5,726 habitantes (Censo del 2000) hacen a Barina el segundo barrio más poblado de Yauco, con el 12 por ciento de su población.  La población de Barina crece en función de la expansión del casco urbano de Yauco más allá de sus deslindes tradicionales.  Como resultado, en los últimos censos, Barina ha registrado aumentos poblacionales de 25 (1980-90) y 21 por ciento (1990-2000).

Historia

Muchos historiadores ubican el cacicazgo de Agueybana en un litoral que comprende los sectores costeros de Guanica, Guayanilla y Yauco en las cercanías del antiguo Río Coayuco.  Aunque este río actualmente desemboca en Guayanilla, algunos historiadores e investigadores señalan que su desembocadura original fue en Yauco, posiblemente por el territorio del actual Barrio Barina. Estos datos ubican al actual territorio de Barina dentro del perímetro del que muchas consideran el mayor cacicazgo Taíno al momento del arribo de los españoles en 1493.

Barina es un topónimo omnipresente en la historia de Yauco. A mediados del Siglo XVIII, muchos pobladores del antiguo San Germán se trasladaron a los márgenes del Río Coayuco buscando lugares más seguros y fértiles para sus asentamientos.  Poco después, los vecinos buscaron fundar un poblado aparte, ya que San Germán les resultaba muy distante para cumplir sus obligaciones religiosas.  Una de sus primeras gestiones fue erigir la Ermita de Barinas (sic.), la primera edificación religiosa en lo que hoy es Yauco, advocada a la Virgen del Rosario.  Dicha devoción fue retomada en 1756 cuando se designó a la misma Virgen como patrona del nuevo pueblo de Yauco. Barina fue uno de sus barrios originales.

Durante la segunda parte del Siglo XIX, el Barrio Barina aparece divido en dos: Barina Alta y Barina Baja.  En 1878, Manuel Ubeda y Delgado reporta que en conjunto, los Barrios Barina Alta y Barina Baja contaban 168 familias, en 26 casas y 135 bohíos.  Para aquel entonces Guánica aún era parte de Yauco.

La división de barrios con mismo nombre (homónimos) en Puerto Rico fue muy frecuente a mediados del Siglo XIX.  De ahí surgen los calificativos de Alto/a y Bajo/a, Adentro y Afuera, Norte y Sur, Poniente y Saliente, y Uno y Dos tan frecuentes en los topónimos de nuestros barrios.  Se ha vinculado esta división a la dificultad que enfrentaban los alcaldes de barrio para supervisar territorios con un acelerado crecimiento poblacional.  Esto creó la necesidad de dividir un territorio previamente en dos o más barrios y asignarles su propio alcalde.  Por tanto, la división de Barina no es extraña, lo que sí es excepcional es que ambos barrios fueran reintegrados nuevamente en el Siglo XX para conformar el actual Barrio Barina.

Barina tuvo participación en la historia política de fines del Siglo XIX.  En 1896, la residencia de Mateo Mercado en el barrio Barina de Yauco fue la sede organizativa de la Intentona de Yauco.  Bajo el liderato de Antonio Mattei Lluberas, un acaudalado hacendado cafetalero, un grupo de afectos a la independencia del país se reunieron en Barina para planificar un levantamiento.  Fueron descubiertos a fines de ese año y Mattei Lluberas, Mercado, Darío y Carlos Franchesi y Emiliano Lavergue fueron brevemente encarcelados y luego exonerados.  Aunque implicados, Tomas Carrión, Manuel Cátala, Felix Matos Bernier y Evaristo Izcoa no fueron acusados.  En 1898, Barina fue también parte del teatro de guerra de las escaramuzas entre fuerzas españolas y estadounidenses, y del accidentado repliegue español, a pocos días del desembarco estadounidense en Guánica.

Toponimia

Barina es un topónimo de origen incierto.  Aparte de Yauco, también nombra a una municipalidad de Murcia (España); y a un estado, una ciudad y un valle de Venezuela, todos territorialmente concurrentes.  En España, se atribuye el topónimo a una evocación de Venezuela por parte de un emigrado.  En Venezuela, se le considera un topónimo indígena, posiblemente Chibcha, con que se designaba “un viento fuerte que sopla en la estación lluviosa”, también llamado “viento barinés”.  Hernández Aquino lo ubica como un topónimo taíno, pero no ofrece referencias o posibles significados.

La ciudad venezolana de Barina fue fundada en 1557 por Juan Andrés Varela.  Por tanto, es posible que la denominación de Barina se deba a una evocación del llano venezolano.  Tal denominación antecedería por al menos medio siglo mucho la gran ola migratoria venezolana del Siglo XIX, cuyas aportaciones han sido generalmente subestimadas en nuestra historiografía.  Pero tal vez Barina tiene otro origen, en este caso vasco.  Algunos estudiosos la ubican como un arcaísmo de influencia vasca en la evolución de la palabra latina “farina” en “barina” y posteriormente en “(h)arina”.

Sea cual sea el verdadero origen, si es que alguna vez puede determinarse, queda claro que los topónimos de nuestros barrios encierran historias de legados indígenas; arcaísmos del español medieval y de otras lenguas ibéricas; y de las diversas y sucesivas migraciones que conformaron la nación puertorriqueña.

Bibliografía Mínima: Buró del Censo de los Estados Unidos (Censo 2000 de población y ivienda) Junta de Planificación (Mapa de municipios y barrios, #12 -Yauco, 1948)   Pedro Tomás de Córdova (Memorias geográficas, históricas, económicas y estadísticas de la Isla de Puerto Rico, Tomo IV, 1832) Sin autor (Descripción topográfica del pueblo de Yauco, 1853) Manuel Ubeda y Delgado (Isla de Puerto Rico: estudio histórico, geográfico y estadístico de la misma, 1878)  Cayetano Coll y Toste  (Reseña del estado social, económico e industrial de la Isla de Puerto Rico al tomar posesión de ella los Estados Unidos, 1899) Eduardo Sánchez Camacho (Fundación de Yauco, 2003) Héctor Andrés Negroni (Historia Militar de Puerto Rico, 1992) Luis Mata García (Orígenes de los nombres de los estados de Venezuela, 2003) Mikail Zekilov (Diccionario etimológico vasco: estudio crítico, 1993), Rafael Torrech San Inocencio (Los barrios de Puerto Rico, 1999; y Orígenes, configuración y toponimia de los barrios de Puerto Rico, 1994).

3 comentarios »

  • Bmonzon said:

    fascinante. Increible el origen de los nombres homonimos de los barrios. Siempre creia que era puramente algo geografico.

  • antonio said:

    Yauco, el sexto municipio con más barrios en Puerto Rico woao Mi familia es de barina. hubo unas inundaciones que cubrio todo la extension en terreno pues si no me equivoco barina esta en un conocuando entras al barrio va cerrando la via principal bordeando als fincas de platano de los Fabres.

  • hanegroni said:

    Los Hatos
    Por el Coronel Hector Andres Negroni
    segun aparece en su libro, Historia de Yauco.

    De acuerdo con el insigne historiador y profesor Dr. Francisco Lluch Mora, los principales pobladores de la región yaucana se agruparon en seis extensos hatos pertenecientes a las seis grandes familias de pobladores: los Pacheco de Matos, los Quiñones, los de Torres y Figueroa, los Ortiz de la Renta, los Rodríguez de la Seda, y los Lugo. La división de estos hatos era como sigue:

    El hato de los Pacheco de Matos comprendía la parte sur de Yauco que incluía la antigua Hacienda La Florida y la parte norte del Valle de Barinas.

    El hato de los Quiñones comprendía la región de Las Palomas e incluía Guánica hasta La Montalva y de allí hasta las afueras de San Germán. Esta última región se conocía hasta hace poco como “el hato de los Quiñones.”

    El hato de los de Torres y Figueroa comprendía el valle del Barrio Indios de Guayanilla, parte del sur del Barrio Jácana y la parte sur del Valle de Barinas.

    El hato de los Ortiz de la Renta comprendía desde la desembocadura del Río Guayanilla hacia el Barrio Macaná hasta el Valle de Peñuelas.

    El hato de los Rodríguez de la Seda incluía tierras en el Barrio Quebradas y en el norte del Barrio Jácana hasta llegar a la Sierra Baja de Guayanilla y a la Sierra Alta de Yauco.

    El hato de los de Lugo empezaba en las proximidades de Peñuelas y bordeaba el Barrio Macaná, cruzando el Río Yauco y el Río Guayanilla por el Sitio de Las Cruces hasta los Barrios Almácigo y Collores.

    Pese a la existencia de estos hatos, es difícil establecer la propiedad de las tierras con anterioridad a 1778. La práctica normal era que los dueños de los hatos disfrutaban el “uso” pero que la propiedad residía en la Corona. En Puerto Rico se utilizó la medida agraria de “caballería” que consistía en doscientas cuerdas cuadradas de terreno y cada cuerda cuadrada se componía de setenta y cinco varas castellanas por cada lado. La vara castellana medía aproximadamente 835 metros. Cada cuerda cuadrada equivalía a 3,883 metros cuadrados. La cuerda actual equivale a 4,000 metros cuadrados. En 1778 se concedió la “propiedad formal” de las tierras aunque este proceso no se terminó hasta 1786. Esta propiedad formal se expidio a cambio de que los propietarios pagaran una contribución anual para costear el vestuario y el armamento de las Milicias Disciplinadas.

Escribe un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario.