Portada » Noticias, Portada, Pueblos

Director Ejecutivo de AEMEAD “Puerto Rico no está en peligro, pero debemos estar preparados”

Miércoles,13 enero 2010 0 comentarios

elsuralavista.com

puertoSan Juan - El director ejecutivo de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD),  Heriberto N. Saurí, indicó que la agencia activó hoy su protocolo ante el aviso de tsunami para la región de Haití, Cuba, Bahamas y la República Dominicana, a pesar de que Puerto Rico no está en peligro.

“Aunque ni Puerto Rico ni Islas Vírgenes están en peligro en estos momentos, hemos activado el protocolo de emergencia ante el aviso de tsunami para la región suroeste del Océano Atlántico. Nos hemos mantenido en comunicación con el Centro de Operaciones de Emergencias de la República Dominicana ante el aviso de un evento de esta magnitud”, dijo Saurí, al tiempo que señaló que la Red Sísmica de Puerto Rico informó que para que tengamos los efectos de un tsunami es necesario que el terremoto en esa zona sea de 7.8 grados, y el ocurrido hoy, fue de 7 grados en la escala de Richter, por lo que se descartan los efectos. Los datos suministrados por el Centro Geológico de Estados Unidos ubican el epicentro a unos 22 kilómetros de Puerto Príncipe, la capital de Haití.

“El fenómeno de activar el protocolo es normal ante un aviso de tsunami cuando ocurren sismos de 6 grados o más. Sin embargo es importante que todos los ciudadanos sepan que no estamos exentos de un evento de esta magnitud y que tenemos que estar preparados porque terremotos y tsunamis son eventos impredecibles que pueden ocurrir en cualquier momento”, expresó el director ejecutivo de la AEMEAD, y agregó: “nuestra insistencia y nuestra misión es para que todos los puertorriqueños estemos preparados, para que no bajen la guardia”.

Como dato histórico, Saurí recordó el terremoto ocurrido en Puerto Rico el 11 de octubre de 1918, que sacudió la isla a las 10:14 a.m. El epicentro ocurrió 5 km fuera de la costa noroeste, y originó un  tsunami con olas de aproximadamente 5.5 metros de alto que azotaron la costa oeste. Este evento es recordado como uno de los mayores desastres naturales que han afectado la isla. Las perdidas relacionadas con el desastre se estimaron en 116 muertes y $4 millones de dólares en daños a la propiedad.

Escribe un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario.